Estoy celoso

Todos los niños sienten celos en algún momento de su desarrollo. Es normal y conviene que lo demuestren. Si los ocultan, será mucho más difícil combatirlos. Es fundamental que los papás manejen correctamente las rivalidades entre los hermanos, para que no perduren cuando los niños crezcan.

¿Como se manifiestan?
Los celos se demuestran de muy diversas maneras:
1- Conductas Regresivas:
El niño comienza a hacer cosas que ya había superado: por ejemplo, vuelve a hacerse pipí, a hablar como guagua, quiere usar chupete, dormir en cuna o tomarse la leche en mamadera.
2. Conductas Agresivas:
Contra la guagua, la mamá, o incluso contra ellos mismos.

Pistas para evitar los celos
Prepárelo para el nacimiento de un nuevo hermano: cuéntele como será y que hará la guagua; pídale que la ayude a preparar sus cosas; llévelo con usted a la ecografía, etcétera. . .Cuando nazca, permítale participar, ayudar (pídale que le pase los pañales, la colonia). Deje que lo tome, se le acerque, lo bese y le haga cariño.
Evite que las visitas lleguen directo a ver a la guagua, sin siquiera saludar al hermano. Pídale, por ejemplo, que abra los regalos que llegan.
Déjese tiempo para regalonearlo mucho y hágale ver las ventajas de ser más grande (puede salir con los papás, andar en bicicleta, pintar, correr, etc.).
Jamás cometa el error de hacer comparaciones entre los hermanos, porque esas diferencias van quedando para siempre.
Incluso preocúpese de tener fotos de todos sus hijos por igual. Muchas veces los niños se quejan porque hay gran cantidad de fotos de uno y ninguna del otro.

IMPORTANTE:
Los celos no se superan con retos y castigos, sino con paciencia y mucho cariño.

 

Apoyo...